Monday, October 3, 2016

Populistas estadounidenses

Por Guillermo Arosemena A.

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos serán únicas en la historia de ese país. Es la primera vez que más del 50% de la población no confía en ninguno de los dos candidatos: Donald Trump y Hillary Clinton. Es la primera vez que un candidato, siendo millardario, no es el candidato de las grandes corporaciones ni de Wall Street. Es la primera vez que ambos candidatos hacen ofertas populistas muy difíciles de cumplir. Nunca antes había existido un populista de derecha. William Jennings Bryan, siglo XIX, fue un populista que podría definirse de izquierda, que ofreció a los agricultores soluciones que no podía cumplir. 


Trump afirma que aumentará los aranceles a países como Méjico y China. La única forma de hacerlo sería salirse de la Organización Mundial de Comercio, y el Congreso de su país difícilmente lo aprobará. También ha amenazado con terminar con los diferentes tratados de libre comercio cuando las 500 corporaciones más grandes de la nación son multinacionales de alguna manera y tienen fábricas en México, Canadá, la mayoría de los países europeos y asiáticos, incluyendo China.
Clinton, para conseguir el voto de los jóvenes, ha adoptado la oferta de campaña del precandidato socialista Bernard Sanders: la enorme deuda estudiantil universitaria y educación gratis. Ofrece establecer un impuesto a las empresas que desean invertir en el exterior. Clinton llora pobreza cuando en realidad ella y el marido tienen una fortuna superior a 120 millones de dólares. Trump se niega a presentar su declaración de impuesto a la renta, costumbre en las campañas.
El presidente Obama, que apoya a Clinton, respetando la ley no ordena al Servicio de Rentas Internas para que proporcione la información y Clinton la haga pública. Esta votación también es original porque uno de los grupos que apoya a Trump es la clase obrera; él ha ofrecido que EE. UU. tendrá la mayor producción industrial del mundo, como en décadas atrás.
A pesar de EE. UU. contar con mentes brillantes en todas las ciencias y profesiones, su pueblo ha escogido a dos candidatos que no son dignos del cargo más importante del mundo.
Post a Comment