Monday, July 18, 2016

Estatismo y Libertad – Aplicando el Mensaje

por


Cuando se escribe sobre eventos recientes desde el punto de vista anarquista libertario, sea con un enfoque político, geo-político o incluso retorico, surge una dificultad:  Cada que los principales medios de comunicación y la blogosfera se enfocan en los problemas del estatismo, como es de esperarse, el debate se centra en soluciones estatistas. Hablando solo por mí, como un libertario anarquista, se vuelve muy difícil aplicar los principios libertarios al debate político promedio, especialmente cuando se trata de asuntos que solo ocurren en un mundo dominado por el estado, como podría ser la inmigración. Escribí éste artículo, discutiendo un viejo ensayo de Walter “no me digas Doctor” Block sobre la inmigración. Él muestra acertadamente que nuestras fronteras son arbitrarias y que sin ellas no hay tal cosa como inmigración o emigración, todo se vuelve simplemente migración.


Aceptar y escribir acerca de esa teoría, como creo que muchos anarquistas libertarios hacen, yo incluido, no se presta para una difusión productiva del mensaje de la Libertad. Hago ésta aseveración basándome en la evidencia de mi propia vida; yo fui traído al mensaje de la libertad gracias a aplicaciones bien meditadas de la teoría política libertaria con respecto a eventos actuales. El gran éxito de las campañas de concientización de Ron Paul está basado precisamente en su habilidad de hacer justo eso; aplicar la teoría libertaria a asuntos actuales. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que funcionó, dejando la presidencia a un lado.
No estoy sugiriendo que los hombres y mujeres valientes y con buenos principios que incansablemente trabajan en difundir el mensaje de la libertad deberían hacer sus principios a un lado. Sin embargo si estoy sugiriendo que deberíamos juntar nuestras cabezas y trabajar para incorporar más teoría libertaria al “mainstream”. Como cualquier bloguero sabe, las visitas a los sitios suelen aumentar dramáticamente cuando éste método se pone en práctica. Las corrientes principales de Demócratas y Republicanos que podrían estar interesadas en teoría libertaria son más propensos a leer artículos que discutan asuntos que ellos consideran que son importantes, pero desde un punto de vista libertario.
Debemos ser honestos con nosotros mismos, hay muchos asuntos que los Demócratas y Republicanos de las corrientes principales (MD&Rs) consideran importantes que en realidad son solo farsas para distraerse de los asuntos que verdaderamente importan. Como anarquistas libertarios entendemos que el problema subyacente en la mayoría de estos asuntos es el estado mismo. Sin embargo, es improbable persuadir a los MD&Rs, basándose en la información recientemente filtrada del NSA, de abolir al estado completamente bajo la teoría de que todos los gobiernos son parasitarios y condenados a convertirse en tiranías. Sin embargo la posición del libertario minarquista sobre la secrecía del gobierno es más atractiva para cualquiera, incluyendo los MD&Rs. Esa postura siendo que: Un gobierno para y por la Gente no tiene derecho a tener cortes secretas, leyes secretas ni vigilancia sin límites sin una orden previa.
Un anarquista libertario no sacrifica sus principios promoviendo aplicaciones minarquistas libertarias al mundo estatista en que vivimos. Debemos pelear hacia la libertad, y salirnos de los debates políticos populares basándonos estrictamente en el anti-estatismo en su forma más pura no puede ayudar a difundir el mensaje de la libertad.
Muchos anarquistas libertarios probablemente responderán con un abrumador pesimismo que es difícil de resistir, y hasta hace poco yo me sentía de la misma forma;  “La idea de que el dominio del estado es tan agobiante que difundir el mensaje de la libertad en éste punto de la historia es inútil”.
Es ahora que he cambiado de perspectiva. Comprendo la apabullante sensación de temor al enfrentarse solo y de frente con el Leviatán. Hay muchos en el movimiento con deseos de dejar los Estados Unidos. Yo no soy uno de ellos. Me niego a permitir que un montón de criminales, que seguramente ni siquiera conocen mi ciudad, me expulsen fuera de las montañas donde nací y fui criado. Llámenle deseos de “hundirme con el barco”, y tendrán razón. Mientras tanto difundir el mensaje de la libertad es el equivalente a construir botes salvavidas. Si queremos escapar de éste naufragio que llamamos estado, debemos preparar esos botes salvavidas de libertad.
Post a Comment