Friday, July 22, 2016

BARAK PEÑA Y ENRIQUE OBAMA



REFLEXIONES LIBERTARIAS
Ricardo Valenzuela Torres


Ante el final de una presidencia en EU y la de Mexico ya apuntando hacia lo mismo, es interesante llevar a cabo una evaluación de los hombres que las han ocupado. No hay duda de que a ellos les ha tocado estar al frente del timón de ambas naves en esta época que siempre será recordada por de acontecimientos que cimbran al mundo, en lo que parece ser la avenida de la era de la violencia anunciada por Davidson. Hay lecciones importantes que nos pueda dejar un ejercicio como este ¿Qué secuelas nos dejan las acciones de ellos para futuras generaciones?  


Estos dos hombres tienen algunas similitudes. Ambos iniciaron sus periodos con la etiqueta de jóvenes prodigios, educados en las mejores Universidades del mundo, ambos llegaron procedentes de partidos con ideologías estatistas y cierta simpatía por las ideas socialistas. Ambos, renegando de sus mensajes de campaña, se dieron a revivir políticas totalmente contrarias. Ambos llegaron con algunas sombras de legitimidad provocadas por sus respectivos “cocos;” El de Obama, Donald Trump y su lucha por el acta de nacimiento y reporte de sus calificaciones que hasta la fecha afirma, no existen. El de Peña, AMLO contra el nuevo “espurio” que cambia cada seis años.

Ambos, ya ungidos, iniciaron acciones en las que se les acusa fueron dictadas por quienes los habían llevado al poder. En el caso de Obama, la nueva mafia de Chicago, residuos del viejo grupo terrorista weather underground y su líder Bill Ayers y, especialmente, su consejero espiritual Jeremías Wright y su teología de la liberación. En el de Peña Nieto, el famoso grupo Atlacomulco encabezado por sus tíos Alfredo del Mazo y Arturo Montiel, a quienes se considera el poder tras bambalinas. Ambos acusados de pasados borrascosos en los que, inclusive, a Obama se le ha etiquetado como simpatizante comunista, vendedor de drogas en Hawaii, y cercanas relaciones con células terroristas. Las anécdotas de Peña Nieto van desde el cuestionamiento de su título de abogado, escándalos sexuales, saqueo del estado de Mexico, protector de asesinos, hasta culparlo por la muerte de su primera esposa.

Ambos, sin entender de economía, han endeudado a sus países de forma irresponsable. Bajo sus mandos, ambos países han caído estrepitosamente en el Índice de Libertad Económica mundial provocando crecimientos raquíticos. Ambos países han aumentado los porcentajes de pobreza y dependientes del gobierno. Ambos aumentaron de forma agresiva impuestos y regulaciones entrampando las economías. Ambos países se han convertido bastiones de la violencia, en EU por los ataques terroristas que se aproximan a un record de doscientos, en Mexico por los del narco, sindicatos barbáricos y otros delincuentes con credenciales políticas.

Un prestigiado diario produce un informe en el que le otorga a Obama una condecoración que nadie las envidiaría: “El primer presidente en establecer un vergonzoso record de violaciones a la constitución”, en donde incluye; La orden ejecutiva de amnistía a ilegales. Gravar los donativos de fundaciones cuando fueran para sus enemigos políticos. La prohibición de perforación de pozos petroleros en el golfo de Mexico. La reforma financiera Dodd-Frank, dándole poder ilimitado y secreto al departamento del tesoro para, a su criterio y sin límites ni causas, intervenir bancos y sociedades financieras. Un nuevo organismo de protección financiera al consumidor al cual se le ha dado poder para, inclusive, crear sus propias leyes. La ilegal venta de armas a los carteles mexicanos conocido como Rápido y Furioso. La red que ha tejido para controlar no únicamente el Banco Central (FED) sino, aprovechando la crisis hipotecaria, controlar toda la banca del país en donde, hasta la fecha, tiene representantes que vigilan y deciden. 

Los pecados de Peña Nieto son bien conocidos. Se le Identifica como el primer presidente en haber tenido una sociedad con el narcotráfico aceptando dinero para su campaña. Peña Nieto ha roto los records de ejecuciones en lo que va de su sexenio. El primero con una esposa millonaria que ha podido adquirir la casa blanca y lujoso condominio en Miami. El primero en establecer relaciones de negocios con empresarios que han defraudado al país. Juan Armando Hinojosa, “el contratista favorito” de Peña Nieto, fue implicado en las transacciones turbias de una empresa panameña en donde le han localizado 100 millones de dólares. Se le identifica también como el presidente que ha promovido y permitido una ola de corrupción nunca vista. 

Los ocho años de Obama han sido un caso único de abuso de poder. Le mintió a su gabinete, al Congreso, a las cortes y a los jurados. Le mintió al pueblo americano para forzar su anticonstitucional ley Obamacare. Politizó y utilizó la Procuraduría de Justicia para cubrir sus pecados y atacar a sus enemigos. Estableció record con sus órdenes ejecutivas a su capricho, ignorando al Congreso. Igualmente ha utilizado la furia del IRS para atacar organizaciones conservadoras. Sin consultar al congreso, decidió armar su relación de borrón y cuenta nueva con Irán y con Cuba. Sin consultar al congreso, cambió la libertad de cinco líderes terroristas por la de un desertor.
Los años de Peña han sido una avenida constante hacia el abuso de los derechos humanos. Ha sido el presidente que permitió la Colombianización de nuestro país en donde se han construido santuarios de impunidad como Tijuana, Juárez, Guerrero, Michoacán, Tamaulipas, Sinaloa etc. La inseguridad, los múltiples crímenes que se cometen a diario, las miles de ejecuciones que se registran cada año, los robos a personas, casas, negocios y vehículos, es tema secundario para Peña. El colapso de la economía, la falta de empleo, la mejora en la educación y los servicios de salud, parecen que no son prioridad para su gobierno.  Pero se modernizó y presentando una iniciativa de reforma constitucional para añadir y garantizar, en el artículo cuarto de nuestra Carta Magna, el matrimonio homosexual.
Un columnista define los años de Obama como “la peor degradación del concepto de república liberal. Nos mostró qué tan lejos puede llegar un presidente cuando seduce a los medios.” Esta avenida sin altos, le ha dado libertad de implementar infinidad de trampas y candados en contra de la libertad de los estadounidenses, cuyos efectos más importantes los sufrirán en un futuro como una carga en sus espaldas que no les permitirá avanzar y vivir en libertad.  El caso de Peña es muy similar cuando, a través de impuestos, mandatos, regulaciones y corrupción, le surte nuevas cadenas a un país ya esclavizado tratando de avanzar en medio de un pestilente pantano.

Y parafraseando a Maella. En estos momentos que la historia exige de cada hombre su parte de resolución. Solo vemos una superficie de politiquillos que juegan a la politiquería cuando le dan la espalda al futuro, una dolorosa indiferencia nacional asesina a los mejores, y la vida sigue igual.    

Post a Comment