Monday, November 14, 2016

El voto latino creció, pero no fue suficiente para frenar a Trump

Por Miriam Jordan

Image result for cowboys and cattle
Se suponía que este sería el año en que los latinos dejarían su marca en la carrera presidencial de Estados Unidos, motivados por los comentarios de Donald Trump sobre los inmigrantes indocumentados. Pero el total de votos latinos en estados clave no fue suficiente para contrarrestar la marea a favor del candidato republicano.
La coalición electoral principalmente blanca de Trump anuló la mayoría del alza de los votantes latinos, dijo Joe Rubio, organizador principal del Valley Interfaith Project en Arizona, parte de una coalición de 14 grupos que llevó a cabo una campaña de inscripción de votantes en el estado.



Los resultados de las áreas con mayor población hispana indican que más latinos votaron a nivel nacional que en 2012, y una encuesta nacional a boca de urna realizada por Edison Research indica que los latinos aumentaron ligeramente como proporción del electorado total.
La participación hispana fue fuerte en algunos estados: el condado principal de Orlando, que ha visto una afluencia de recién llegados de Puerto Rico, produjo un margen de 134.000 votos para Hillary Clinton, casi 50.000 más que el margen ganador del presidente Barack Obama hace cuatro años. En el condado altamente hispano de Miami-Dade, Clinton superó a Trump por 290.000 votos, aproximadamente 80.000 votos más que el margen de Obama de 2012.
En Florida, donde muchos hispanos, particularmente cubano-americanos, respaldan al Partido Republicano, Clinton obtuvo 67% de los votos latinos en comparación con 58% del presidente Obama en 2012, según la firma.
Sin embargo, Trump ganó Florida debido a su fortaleza en otras partes del estado. Y las encuestas a boca de urna encontraron que la ventaja de Clinton entre los votantes hispanos se redujo a nivel nacional, de 44 puntos obtenidos por Obama en 2012, a 36 puntos.
Latino Decisions, que se especializa en el mercado hispano, ofreció un análisis diferente. La firma estima que 79% de los latinos apoyó a Clinton y 18% respaldó a Trump, un pronóstico que dijo fue corroborado por el análisis de los resultados procedentes de los precintos de mayoría latina en los estados de todo el país.
“A medida que pasábamos del Valle del Río Grande en Texas a Miami o Milwaukee, los resultados reales de los precintos mostraban que estaba muy cerca de una distribución de 20-80”, a favor de Clinton, dijo Matt Barreto, socio gerente de la firma.
El duro discurso de Trump sobre inmigración, su compromiso de construir un muro a lo largo de la frontera con México y comentarios negativos sobre los mexicanos animaron a los votantes hispanos, dijeron analistas.
Clinton había hecho un llamado para que los inmigrantes indocumentados tuvieran un camino hacia la ciudadanía. La candidata incorporó activistas pro-inmigrante a su equipo de campaña y presentó niños indocumentados en sus actos políticos.
“No hay duda de que hubo más [votantes] Latinos que nunca”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, un grupo de defensa de inmigrantes, citando su impacto en Nevada, Colorado y Virginia. “Su voto fue suficiente en algunos estados y no lo suficiente en otros”.
El martes, muchos electores latinos en Florida, Arizona y Nevada informaron que estaban votando por primera vez. “Con las cosas que Donald Trump dijo, estaba convencido de que tenía que votar”, dijo Raúl Esquivel, un mexicano-estadounidense de segunda generación de 31 años de edad después de votar por primera vez en Phoenix.
Los hispanos ayudaron a elegir a la primera senadora latina en Nevada, Catherine Cortez Masto, y derrotaron al sheriff del condado Maricopa en Arizona, Joe Arpaio, célebre por su línea dura contra los inmigrantes indocumentados.
Sin embargo, el resultado de las elecciones representa un retroceso para el grupo minoritario más grande de Estados Unidos, que equivale a casi 18% de la población, o cerca de 55 millones de personas, según el Censo.
La mayoría de los latinos son ahora nacidos en EE.UU. Muchos de ellos son hijos de inmigrantes y tienen parientes o amigos que están en el país sin autorización.
Entre otras cosas, Trump ha dicho que aumentará las deportaciones, detendrá a más personas que ingresen a EE.UU. sin permiso y reducirá la inmigración legal.
El presidente electo ha dicho que también desmantelaría el programa conocido como DACA, que el presidente Obama presentó para darles a las personas llevadas a EE.UU. ilegalmente cuando eran niños un permiso de trabajo y un estatus legal temporal renovable.
Los latinos representan uno de los segmentos de más rápido crecimiento del electorado estadounidense y se espera que sigan creciendo.
Desde 2012, según el Centro de Investigación Pew, el número latinos habilitados para votar —ciudadanos estadounidenses de 18 años y más— aumentó en cuatro millones, llegando a un récord de 27,3 millones, o 12% de los ciudadanos habilitados para votar.
Pero la tasa de votación latina se ha rezagada respecto de otros grupos. En 2012, votó el 48% de los hispanos que podían hacerlo, comparado con 66,6% de los afroamericanos y 64,1% de los blancos no hispanos, según el centro de estudios no partidista.
El Censo estimó que en 2012 votaron 11,2 millones de hispanos. Latino Decisions proyecta que este año lo hicieron entre 13 y 14 millones.
Post a Comment