Tuesday, December 6, 2016

Hong Kong = Libertad y prosperidad



“LOS MEXICANOS TODAVÍA NOS ENCONTRAMOS ATRAPADOS CON LA OBSOLETA IDEA DE QUE EL MUNDO FUNCIONA PORQUE CRECIMOS EN ÉL DOMINADOS POR LOS GOBIERNOS DE LAS NACIONES Y EN MÉXICO UN GOBIERNO QUE TODO CONTROLA, DOMINA, DECIDE, Y SOLUCIONA, PERO NO LE RINDE CUENTAS A NADIE.”


RICARDO VALENZUELA
Image result for CATTLE RANCHES IN CANADA
Con motivo de la publicación del más reciente “índice de libertad económica” de los países el cual, al igual que los últimos 20 años, ubica a Hong Kong en el sitio numero uno y lo define como el paraíso mundial de libertad con prosperidad, llegan a mi mente recuerdos de aquel gran hombre apóstol de la libertad; Milton Friedman. La nueva publicación lista también los nuevos debutantes en la libertad: Irlanda, Estonia, España y los define como los más recientes milagros económicos.



En el mes de abril de 1996, tuve una de las satisfacciones más grandes de mi carrera profesional y una de las experiencias más excitantes de mi vida. Después de haber dirigido un comunicado al Dr. Milton Friedman,  premio Nobel de economía en el año 1976 y, en mi opinión, el más brillante pensador del siglo XX, recibí una dramática respuesta de parte del padre de los monetaristas e indudablemente el líder del pensamiento económico de la escuela de Chicago, galardonada con 6 premios Nobel.

La respuesta de Milton Friedman fue además de motivo de orgullo para mí, tajante, clara, asertoria. Al afirmar yo que México tenía la historia de EU como ejemplo a seguir para lograr nuestra prosperidad, el Dr. Friedman responde sin titubeos: "está usted equivocado, a no ser que se refiera a la historia de  EU del siglo pasado y la primera parte de este siglo. Desde 1933 EU ha ido en la dirección que México llevó a sus extremos. En estos momentos el Estado dispone de más del 50% del ingreso nacional a través de programas, regulaciones, mandatos, etc., el mejor ejemplo para ustedes es el Hong Kong de los últimos 30 años."

A más de diez años de distancia de tales acontecimientos y estando consciente del proceso de socialización que ha sufrido la economía de EU a través de los programas de asistencia como Welfare, Medicare, subsidios a la agricultura, el crecimiento de la burocracia, etc., que ya consumen más de 700 billones de dólares al año. Pero también consciente de que durante los últimos 20 años el mundo ha descubierto el nuevo concepto de Ultra prosperidad que han vivido los EU en el cual ya ni enviándoles a Echeverría o López Portillo como presidentes podrían sabotear ese espectacular desarrollo; Poco antes de la muerte de este gran hombre, recibí una nueva misiva en la que me preguntaba: ¿Como vas en tu cruzada, did you did your homework?

Mientras en México nuestros políticos, en especial el autollamado “presidente legítimo”, regresan a la retórica revolucionaria hablando de soberanía, nacionalismo, tercera vía, rectoría económica del Estado, etc., al mismo tiempo que el PIB crece a un raquítico 3% y el ingreso per cápita no llega a $7,000 US dólares, Hong Kong en 30 años se ha convertido en el paraíso económico del mundo, un centro financiero al nivel de Nueva York y Londres, y el puerto de entrada al siglo XXI. En 1970 el ingreso per cápita de Hong Kong era de $900 US dólares y el de México $720 US dólares. En estos momentos el de Hong Kong se acerca rápidamente a los $45,000 US dólares al año, mientras que en México no llegamos a los $10,000. 

¿Cual ha sido el secreto de Hong Kong? La libertad, libertad económica que ha promovido ese crecimiento espectacular y que aun con su regreso al control de la "China Comunista," sigue su marcha entre los escombros de lo que fue en neo confusionismo del resto de los países de Asia y que finalmente entienden, reconocen, y están ahora modificando. China comunista siguió el consejo que a mí me dio Milton Friedman, y han repetido el concepto en otras 20 ciudades en la costa del país que son ahora el ejemplo de prosperidad y desarrollo. Los aparatos de inteligencia americanos, predicen que China en el próximo siglo expandirá tal concepto en todo su vasto territorio para lograr un Hong Kong de tal vez 1,500 millones de habitantes. 

La semilla de esta envidiable prosperidad de Hong Kong, fue sembrada por Sir JohnCowperthwaite quien fungió como Secretario de Finanzas de la colonia de 1961-1971. Descrito por la comunidad internacional como un brillante economista y un hombre de principios, es reconocido como el arquitecto del moderno Hong Kong. Un economista de la línea de Gladstone o John Stuart Mill, Sir John personificó lo que puede ser llamada la escuela de economistas de Hong Kong que basó su desarrollo en las ideas de la escuela liberal de Manchester de una no-intervención positiva. El verdadero Estado protector de vida, libertad y propiedad.

El éxito de las políticas de Cowperthwaite no tiene discusión. Con su promoción de maximizar las ganancias de los participantes en el mercado, tasas impositivas reducidas y un rígido control del gasto público, Hong Kong, a pesar del embargo comercial entre China y los EU, se convirtió en el paraíso Gladstoniano y un laboratorio viviente para observar los mercados libres en competencia. En esa década los salarios reales aumentaron en más de un 50% ajustados por inflación, el porcentaje de pobreza bajó de un 70% a menos de un 10%. Fue también durante esa década cuando Hong Kongadquirió lo que se convirtió en su clásica actitud moderna; esa orientación hacia el maximizar las ganancias que fue el combustible para la maquinaria de expansión, desarrollando también una actitud de intolerancia hacia todo lo que sonara "Estado Benefactor."

A tres años de distancia de la carta de Milton Friedam, los mexicanos todavía nos encontramos atrapados con la obsoleta idea de que el mundo funciona porque crecimos en él dominados por los gobiernos de las naciones y en México un gobierno que todo controla, domina, decide, y soluciona, pero no le rinde cuentas a nadie. Ante las ultimas elecciones presidenciales en la cuales nos dieron migajas de democracia, lo que ha provocado la diarrea verbal de la nueva ola de políticos con la consiguiente confusión de un pueblo desinformado, yo le pido, le suplico a los nuevos actores de la política que escuchen el mensaje de Milton Friedman.

Señores políticos mexicanos, no hay que inventar nada, sólo abandonen la demagogia y lean el libro de Frank Welsh: "Un lugar prestado. Historia de Hong Kong."
Post a Comment