Wednesday, December 21, 2016

Cuidado con China

Manuel Hinds explica que la marcada caída de las reservas internacionales de China es preocupante dado que indicaría un alto nivel de fragilidad en el sistema financiero chino.

Las reservas internacionales de China cayeron cerca de $70 mil millones en noviembre, dejando al fin del mes un saldo de $3,1 millones de millones. A pesar de que ha estado cayendo por todo el año (eran cerca de $3,3 millones de millones en enero), este saldo todavía es el volumen más alto de reservas poseídos por ningún banco central en el mundo. Preocuparse por esta caída podría parecer una exageración, especialmente porque EE.UU., una economía sustancialmente más grande, tiene $120 mil millones de reservas. China tiene 25 veces más reservas que EE.UU.


La preocupación no es una exageración, sin embargo, por dos razones. La primera es que EE.UU. en realidad no necesita reservas internacionales porque emite la principal moneda internacional. Si necesita hacer pagos internacionales, sólo tiene que emitir dólares, que son aceptados como pago en cualquier parte del mundo. De esta forma, EE.UU. puede funcionar perfectamente con cero reservas internacionales.
El renminbi, por otro lado, no es aceptado internacionalmente, por lo que China necesita tener reservas en dólares, o euros, o libras esterlinas, o yenes, o francos suizos para hacer sus pagos internacionales.
La segunda razón por la que preocuparse no es una exageración es que, como se observa en la gráfica adjunta, las reservas como porcentaje de los depósitos en el sistema bancario han estado cayendo sustancialmente desde 2008. En ese año, las reservas representaban cerca de 40 por ciento de los depósitos; a fines de 2015 representaban ya sólo 20 por ciento, y para fines de 2016 representarán cerca de 15 por ciento, bastante menos que lo que la relación de reservas a depósitos que mantienen las dos economías más grandes de América Latina.
¿Por qué es importante esta relación de reservas a depósitos? Porque muestra la capacidad del Banco Central de cubrir fugas de capital e importaciones de bienes y servicios. La gente usa la moneda local (renminbis en este caso) para comprar dólares y sacarlos del país o para realizar importaciones. En este momento, usando las cifras de fines de 2015, y con la tasa de cambio actual, los usuarios de los bancos chinos podrían comprar todas las reservas del banco central con el 20 por ciento de sus depósitos, mientras que en México tendría que usar el 45 por ciento y en Brasil el 30 por ciento.
La preocupación se vuelve más seria al poner la caída de las reservas en el contexto de los signos alarmantes que China ha estado transmitiendo desde hace varios años. Como respuesta a la crisis de 2008, su banco central creó enormes cantidades de dinero, que causaron un boom de bienes raíces. Ese boom culminó alrededor de 2013 con la terminación de la construcción de grandes ciudades que nunca fueron vendidas. Estos bienes raíces que no se han vendido representan grandes pérdidas que todavía no han sido realizadas en los bancos.
Pero al mismo tiempo la excesiva creación monetaria también ha resultado en la salida sostenida de enormes capitales. Esta se manifiesta en la caída de reservas mostradas en la gráfica.
La mezcla de estos dos desarrollos, el aumento de los créditos en mora y la caída de las reservas internacionales, es una de las señales más ominosas que puede tener un sistema financiero. Indica que el sistema se aproxima a una etapa de gran inestabilidad, con peligro de una crisis financiera, de grandes devaluaciones e igualmente grandes aumentos en la tasa de inflación y reducciones en la tasa de crecimiento de la economía y sus importaciones.
Dado el enorme tamaño relativo de la economía china en el contexto mundial, la reducción en sus importaciones tendría un efecto muy negativo en las exportaciones de muchos países que le venden bienes y servicios, con lo que la caída de varias economías latinoamericanas que se inició con la disminución de los precios de los productos primarios se volvería peor.
Ningún país evitaría el efecto negativo que una contracción china podría tener que una contracción china podría tener en el mundo.
Post a Comment