Tuesday, November 1, 2016

¿Por qué no existe el derecho de los animales?

Por Tibor R. Machan

Image result for cowboys and horses
Desde 1991 he estado discutiendo acerca de los derechos de los animales y la liberación. Sucedió porque escribí un artículo: ¿Los animales tienen derechos? Tras enterarse un colega, Tom Regan, que había publicado un libro prominentemente por University of California Press, The Case for Animals Derechos. Yo había estado escribiendo sobre la teoría de los derechos naturales desde que hice mi tesis doctoral sobre el tema, por lo que pensé que necesitaba para llegar a escribir este tema sobre el derecho de los animales.


Mi punto era, en esencia, que los derechos no son el tipo de cosas que los animales, consideradas no personas puedan tener. ¿Podrían los animales tener culpa, ser culpado, sentir arrepentimiento y remordimiento o pedir disculpas o algo de esto en ese orden? No, y porqué es así (que es la esencia de mi tesis): no son agentes morales como nosotros, ni siquiera los grandes simios lo son.
Si un animal (no humano), sin embargo evolucionado, mata, mutila o hiere a otro animal de su propia especie, podemos lamentar todo esto, pero para mantener el perpetrador responsable simplemente no va a funcionar. Los animales son en su mayoría instintivamente impulsados ​​a comportarse como lo hacen, incluso si eso puede implicar una ligera medida de la inteligencia y la conciencia de sí mismo. Lo que no implica es la autodirección mediante el libre albedrío, la auto-reflexión y auto-monitoreo, todo lo que les permitiría iniciar su conducta y ser agentes moralmente responsables (algo que no tienen).
¿Por qué la gente como Regan piensa que los los animales tienen derechos? Sin embargo atribuye derechos no sobre la base de la agencia moral, sino por un cierto nivel de inteligencia.
En la naturaleza hay una división, en la que uno no se convierte en un adulto en el tiempo, por ejemplo un feto puede que no se convierta en un niño en algún momento, como otras que si. Especialmente cuando se trata de entidades biológicas, dejamos fuera de la precisión de la geometría y el álgebra. En lugar de ello hay áreas de gris más o menos, por así decirlo. Y eso es cierto acerca de la inteligencia, también.
Sin embargo, esto no justifica en absoluto para abandonar la tarea de clasificar las cosas con sensatez. Y, en general, es el ser humano que tiene las capacidades morales, nada más que estos en conocerse; ni siquiera los animales con alguna medida de inteligencia lo hacen, lo cual, en todo caso, tienden a exhibir esta inteligencia en su mayoría bajo la insistencia de los seres humanos que los han capturado e incluso manipulándolos para extender su inteligencia.
Sí, las cosas son más complicadas de lo que se pensaba, decía René Descartes, el gran filósofo francés que: “los animales no humanos eran máquinas”.
Hace poco escribí un libro sobre este tema, Putting Humans. En primer lugar, es la ampliación de mi trabajo anterior y el desarrollo de la idea aún más para mostrar que la ética ambiental, también, es un error al no reconocer que los seres humanos están en el peldaño más alto de la naturaleza y que la conducta y pública necesita la política para ser forjado con eso en mente. No, esto no quiere decir nada de torturar gatos, sin tener en cuenta el dolor de laboratorio o animales domésticos o ganado o pollo, están equivocado si piensan así. Pero ahí no se sigue que las metas y los propósitos humanos no justifican el utilizar animales.
Algunos han comenzado a darse cuenta de mi tesis ya que muy pocos han dejado constancia, quizás porque PETA y otros activistas por los animales no son grupos muy amigables y la mayoría estaría tan pronto de permanecer fuera de su camino. El punto más revelador en mi contra es el siguiente: “Pero hay gente como los niños muy pequeños, los que están en estado de coma, los que tienen poderes mentales mínimos, que tampoco se puede culpar, responsabilizar, etc., sin embargo, tienen derechos”. ¿Hay que demostrar que aparte de ser seres humanos puedan tener derechos?
Esta respuesta no reconoce que las clasificaciones y las atribuciones de las capacidades se basan en el buen sentido de hacer ciertas generalizaciones. Una manera de demostrar esto es recordar que las sillas rotas, mientras que no son buenas para sentarse, todavía presiden para hacerlo. Las clasificaciones no son algo rígido, sino algo razonable. Si bien hay algunas personas que, o bien por un poco o más cuando están dormidos o en coma en general la gente posee esa capacidad aún, mientras que las no-personas no lo hacen. Así que tiene sentido para entenderlos, tienen derechos por lo que su capacidad es respetada y puede ser protegida. Esto simplemente no funciona para otros animales.
Un último punto. Algunos me culpan por decir que mi enfoque no demuestra con certeza la lógica de que los animales no tienen derechos. Pero eso es una equivocada solicitud probar un hecho negativo, como pedirle a la defensa para demostrar la inocencia de los acusado. Los defensores de los derechos animales son los que no han hecho el el trabajo para argumentar los derechos de los animales, y yo simplemente hizo un poco de trabajo de pierna para mostrarlo.
Post a Comment