Tuesday, November 22, 2016

La depreciación del yuan tiene que ver más con la economía que con Trump

Por Lingling Wei

Image result for cattle ranches
BEIJING—Donald Trump ha acusado a China de reducir artificialmente el valor del yuan, pero las medidas recientes de Beijing para permitir que su divisa se debilite más rápido de lo esperado parecen tener más que ver con la preocupante burbuja inmobiliaria del país y con la fortaleza del dólar, que con enviarle un mensaje al presidente electo de Estados Unidos.
Detrás de la rápida depreciación del yuan se esconde una mayor preocupación entre los líderes y economistas chinos respecto a la situación económica del país, según funcionarios y analistas. Sin importar quién ocupe la casa Blanca, el gobierno tendría que aceptar un yuan mucho más débil debido a las burbujas de activos, especialmente en el mercado inmobiliario de China, y su continua dependencia de los estímulos para impulsar el crecimiento.


Eso aumenta el riesgo de un círculo vicioso para el yuan en el que las fuerzas externas tendrían menor influencia, dicen las fuentes. Por ejemplo, el reciente aumento acelerado de los precios de las propiedades en muchas ciudades, está enviando a cada vez más chinos a los mercados extranjeros en busca de lugares donde parquear su dinero, exacerbando potencialmente las salidas de capital que presionan al yuan a la baja.
“Por el futuro cercano, las burbujas de activos y la incertidumbre sobre el crecimiento de China probablemente serán el principal factor que influirá en las expectativas de depreciación del renminibi”, dijo un asesor económico de los líderes chinos, usando el otro nombre del yuan.
El miércoles, después que el dólar se fortaleciera de un día para el otro, el banco central de China, el cual controla el corretaje del yuan en el mercado continental, fijó la tasa oficial de la divisa en 6,8592 por dólar, su nivel más débil en más de ocho años. Eso elevó las pérdidas del yuan contra el dólar a casi 1,4% en la semana después que Trump ganara las elecciones.
Por ahora, los inversionistas han tomado la caída del yuan con tranquilidad, ya que se mantiene dentro del mecanismo de tasas de cambio impulsado por el dólar que el banco central implementó a principios de este año. Los inversionistas también son conscientes que Beijing tiene las herramientas para prevenir una caída descontrolada del yuan, pero algunos funcionarios e inversionistas chinos cuestionan si el banco central está preparado para un auge sostenido del dólar durante el gobierno Trump.
Los escépticos comparan el desplome más reciente del yuan a su caída luego de la inesperada votación de los británicos para salir de la Unión Europea hace cinco meses, la cual trastornó los mercados de divisas y disparó al dólar. En ese entonces, el Banco Popular de China (PBOC) dijo rápidamente que había implementado planes de contingencia y que mantendría estable al yuan. Sin embargo, en esta ocasión, el banco central no ha hecho declaraciones públicas.
En los últimos días, el PBOC no ha llevado a cabo una intervención a gran escala para apuntalar el yuan, según los corredores de divisas. Esta estrategia poco intervencionista de China, dicen los expertos, subraya la actitud de “esperar qué sucede” de los funcionarios chinos frente a Trump y qué promesas de campaña cumplirá.
El PBOC se abstuvo de comentar sobre los recientes movimientos del yuan.
Algunos funcionarios cercanos a los líderes económicos del país esperan que Trump sea pragmático en sus relaciones con Beijing, ya que ambos países saldrían perdiendo si hay conflictos comerciales o de divisas. Mientras tanto, ejecutivos de grandes empresas chinas que venden al mercado estadounidense están preparando un plan b en caso que EE.UU. adopte una postura comercial rígida durante el gobierno Trump.
El banco central ha descartado la idea de que está sacrificando la tasa de cambio del yuan para apoyar al mercado inmobiliario. El PBOC dijo en su reporte de política monetaria del tercer trimestre, publicado la semana pasada, que “el precio sería demasiado alto”, lo cual resultaría en “distorsiones estructurales” y “acumulación de deuda”. Dijo también que China mantendrá una posición monetaria “prudente y neutral”.
No obstante, si las autoridades continúan imprimiendo dinero para impulsar el crecimiento, los economistas advierten que eso conducirá a un yuan mucho más débil.
“Si el suministro de dinero no puede ser controlado, entonces el camino de la depreciación será largo”, dijo Li Xunlei, economista jefe de Haitong Securities, una gran firma de corretaje de China.
Post a Comment