Thursday, October 20, 2016

Las perspectivas de capital riesgo en América Latina, India y China

Las perspectivas de capital riesgo en América Latina, India y China

pe-outlook-in-latin-america-india-africa-featured-image América Latina, India y África siguen siendo lugares interesantes para las firmas de capital riesgo debido a las tendencias optimistas a largo plazo, pero la industria evalúa de forma cuidadosa la posibilidad de invertir en estas regiones debido a los disturbios que hay en ciertas áreas. En Brasil, la moneda local fuertemente depreciada hace que los negocios sean más atractivos, pero hay una percepción de que no se ha alcanzado el mínimo todavía, por lo que el capital riesgo prefiere mantenerse a distancia. En la actualidad, Colombia, Perú y Chile disfrutan de economías más fuertes, pero no son fáciles de encontrar negocios lo suficientemente grandes para el sector de capital riesgo.
El capital riesgo muestra una tendencia alcista en México y la India, pero en este último país corre riesgos por no formar parte del Tratado Transpacífico. África presenta grandes oportunidades para las firmas de capital riesgo que quieren introducir sus servicios financieros en la región, ya que gran parte de la población no tiene cuentas bancarias. Para discutir estas tendencias en detalle, Knowledge@Wharton conversó con Michael Rogers, director interino mundial de capital riesgo de EY, y Stephen M. Sammut, investigador senior y profesor de Wharton.
A continuación, la transcripción de esta entrevista.



Knowledge@Wharton: Hablemos de América Latina. Mike, sé que sigue de cerca la región. Sin embargo, al examinar algunos de sus informes sobre América Latina, con excepción de México, vemos que la actividad de capital riesgo cayó un 30%, alcanzando el punto más bajo desde 2009. Esto se debió nuevamente a la economía china, la disminución de la compra de materias primas y las tasas de interés más altas. Los problemas políticos que afectan a Brasil son, obviamente, enormes por lo que pasó allí. Argentina también se enfrenta a dificultades, así como Venezuela. ¿Podría darnos una visión general de América Latina?
Michael Rogers: Para eso tenemos que hablar de varios mercados diferentes. Se daba por supuesto que los países de América Latina mantenían, todos ellos, un intercambio comercial entre sí, y lo que se percibe ahora es la desintegración de esta actividad. Fuimos testigos de cómo Brasil, la mayor economía de ese mercado, lideró al resto de países durante mucho tiempo. El número de transacciones realizadas en Brasil se tornaron prácticamente insignificantes con respecto a las realizadas en otros mercados.
Hemos sido testigos de la aparición de la Alianza del Pacífico, lo que ha ayudado a realizar reformas en los países involucrados en el proceso, tanto desde la perspectiva del Gobierno como de la economía. Esto fue beneficioso para países como México, Perú, Chile y Colombia, que lograron un mejor desempeño.
Brasil, el mayor país de la región, está pasando por una crisis de confianza. El caso de corrupción política que el país está atravesando se ha extendido a la economía empresarial. La recesión ha durado algún tiempo. Muchas personas están preocupadas por sus operaciones locales y lo que pueda suceder en el país. Usted ha hablado de la moneda y lo que impulsa la actividad en un mercado. Si hay algo de verdad en eso, Brasil sería un caso de gran oportunidad, ya que el real se depreció entre el 40% y el 50% frente al dólar. Si usted invierte en el dólar, este parece ser el momento adecuado.
Sin embargo, incluso con el descuento aplicado a algunas de las empresas, todavía hay inversores experimentados que dicen: “¿Sabe una cosa? La situación aún puede empeorar mucho más”. No están muy seguros de que estén trabajando con el punto más bajo del ciclo de inversión en relación a las monedas, por lo que han observado que las personas siguen manteniéndose distantes en algunos casos, aunque el capital riesgo a menudo es contrario a esto. Cuando entra, tiende a encontrar los puntos adecuados y descubrir oportunidades. Mucha gente piensa que esto puede ser la situación en el Brasil actual. Sin embargo, las evaluaciones no han confirmado lo que la gente esperaba, lo que impediría el flujo de negocios durante algún tiempo. Sin embargo, creemos que hay un gran mercado para el capital riesgo en el largo plazo debido al volumen de las transacciones.
Es posible que en algunos otros países la situación económica sea un poco más robusta. En Colombia, Perú y Chile, por ejemplo. Sin embargo, no hay muchas empresas de gran escala disponibles para su adquisición. Muchas instituciones familiares de tamaño más pequeño probablemente tienen que pasar por la primera etapa del ciclo de comprador, por así decirlo, antes de profesionalizarse y convertirse en empresas de gran escala que sean atractivas para las empresas de capital riesgo más grandes. La única economía que tuvo un buen desempeño en un entorno adverso fue la mexicana. Cuando viajamos por el mundo, la gente nos pregunta con frecuencia cuáles serían los dos o tres lugares bien considerados por el capital riesgo. Uno de ellos es la India, que parece estar en los primeros puestos de las preferencias en este momento. Otro es México; el tercero es quizá Colombia. Todavía hay un interés muy grande en esta zona de la Alianza del Pacífico, y creo que México supo diversificar su economía desde el sector de la energía, lo que hizo al país atractivo en el largo plazo.
Knowledge@Wharton: Hablemos de la India ahora. Steve, sé que pasó un tiempo allí y está más cerca de este mercado que otros. ¿Podría darnos una visión general de la forma en que se están desarrollando las cosas en la región?
Stephen M. Sammut: La India es siempre una historia fascinante, porque hay tantos países y culturas que convergen en esta cosa que llamamos India. Las diferencias estatales y regionales todavía persisten en el país, pero la tendencia general es positiva. Hasta allí acuden el capital riesgo y el capital privado debido a la cantidad de actividad tecnológica, tecnología de la información y biotecnología.
El Gobierno de Narendra Modi introdujo varias reformas importantes en todos los sectores que creo que consolidan de forma significativa la confianza, sobre todo en los sectores de la salud y de la biotecnología, que es el sector al que estoy más próximo. El flujo de capital seguirá siendo fuerte, pero sobrio, en el sentido de que no veo un gran aumento en la cantidad de capital que entra en el sector. Sin embargo, creo que se mantendrá constante. Al menos por ahora, las valoraciones son un poco más racionales y lógicas de lo que solían ser. Los empresarios y patrocinadores de la India pueden revertir eso con el cambio de la rupia, pero esto es positivo. En todos los sectores ─ bienes de consumo, educación, salud, entre otros─ veremos una gran cantidad de terreno fértil para la inversión.
La única área que permanece abierta en gran medida, pero tal vez sea la más compleja es el área de infraestructura. Si hay una oportunidad en algún lugar para una inversión significativa en infraestructura, este lugar es la India. Sin embargo, debido a la complejidad del Gobierno, y de la manera bastante descentralizada en que el Estado opera en relación al gobierno nacional, este sector específico seguirá siendo un reto. En general, sin embargo, tengo la sensación de que la India será un lugar robusto.
Knowledge@Wharton: Parece que la regulación por parte del Gobierno es un riesgo o al menos una barrera. ¿Qué otras cosas buenas están sucediendo hoy en la India? Los precios más bajos del petróleo han ayudado, ya que es un gran importador neto, ¿pero qué riesgos persisten en relación al futuro?
Sammut: Bueno, hay uno en particular: el Tratado Transpacífico. Si se implementa, podría tener un efecto negativo en la India, ya que no es miembro del Acuerdo. Por lo tanto, un mayor número de actividades económicas se desviarán a otros países de la región, posiblemente a expensas de la India, lo que podría llevar al país a realinearse.
Knowledge@Wharton: Mike, ¿cuál es su opinión acerca de la India?
Rogers: Observamos sin duda alguna que hay un consumo próspero y baja inflación. Este es un mercado emergente que sin duda se beneficia de los bajos precios del petróleo. Observamos un cierto énfasis en torno al programa “Hecho en India”, así como en torno a “Start-up India” y “Stand Up India”, los programas de Gobierno que están tratando de impulsar las actividades empresariales. Consideramos que serán positivos en general, y creo que eso está ayudando a muchas de estas empresas a seguir adelante y mejorar la economía del país.
Hemos observado una tendencia actual de inversión en capital riesgo en sectores liderados por el consumo y la tecnología, tales como el comercio electrónico y los servicios financieros. Steve mencionó la salud, algo que tiene repercusiones en todo el mundo. Las firmas de capital riesgo con las que hemos hablado están buscando negocios de gran tamaño. Se han realizado mejoras por parte del Gobierno, pero incluso en este ámbito existen riesgos. […] Pienso en algunos de los riesgos fiscales discutidos, las dificultades que parecen estar reguladas y mejoradas y que, al mismo tiempo, pueden convertirse en puntos de cuello de botella para las transacciones. El Gobierno de India ha demostrado que está dispuesto a cambiar rápidamente sus políticas y esto a veces puede confundir al capital riesgo cuando está haciendo suposiciones e intentando averiguar dónde invertir.
También creo que la competencia para los acuerdos de capital riesgo continuarán acelerándose. Una vez más, al igual que otros mercados en los que ya se ha mencionado, no hay muchas grandes empresas, ya que varias de ellas en la India crecieron como un negocio familiar, y esto por lo general no es el modelo apropiado para el capital riesgo, pero está evolucionando. Vemos que se están creando grandes compañías y están creciendo, lo cual es una buena señal. Sin embargo, como he mencionado, recibimos muchas preguntas de todo el mundo, y la India en realidad aparece en la parte superior de los gráficos de muchos de nuestros clientes de capital riesgo en todo el mundo.
Sammut: Yo diría que este es un buen ejemplo de lo que está sucediendo en la India; es algo en lo que he estado involucrado. Hace dos años divulgamos un informe, del cual yo era co-autor, sobre los obstáculos en la India para el crecimiento de su industria farmacéutica y biotecnológica. Todas las recomendaciones que el otro autor con el que trabajé y yo hicimos acerca de lo que la India tiene que hacer fue puesto en práctica. Vemos un Gobierno que está tratando de ser muy receptivo y que está dispuesto a eliminar todos los obstáculos que puede. Me resulta muy estimulante.
Knowledge@Wharton: Hablemos de África. Durante el año 2015, el capital riesgo en la región fue muy positivo y las salidas de inversiones alcanzaron un nivel sin precedentes en nueve años, aunque las empresas estuviesen manteniendo sus inversiones, en promedio, durante más tiempo. La investigación de EY también muestra que el capital privado en África sigue teniendo un rendimiento superior a los mercados privados y los servicios financieros fueron de nuevo la industria más común para las salidas. Por favor, explique por qué este sector tiene tanta demanda.
Rogers: Por supuesto. Obviamente, los servicios financieros siguen siendo un sector importante para las firmas de capital riesgo en África. De hecho, representaban el 20% de las empresas que tuvieron salidas de inversión de empresas de capital riesgo entre 2007 y 2013 ─ y el 24% en los últimos dos años. Las inversiones aumentaron de manera efectiva. Según nuestras conversaciones con los fondos de la región, creemos que esto seguirá siendo un sector importante para el capital riesgo.
África, en general, tiene un índice de bancarización extremadamente bajo, pero está cambiando lentamente. En 2011, alrededor del 24% de la población del continente tenía una cuenta bancaria. En 2014, este porcentaje era ya del 34%. Por lo tanto, las tasas de crecimiento son muy altas y constituyen una oportunidad muy atractiva para las firmas de capital riesgo. Sin embargo, creo que hay también ese concepto de saltar etapas, en el que un volumen importante de actividades va a pasar de una situación de baja bancarización a los teléfonos inteligentes, las aplicaciones y las personas que van a utilizar los bancos de una manera diferente a la manera tradicional en la que se establecieron los bancos físicos en esos países. Se trata de un modelo diferente, pero creo que es importante entender cómo esta tendencia se está desarrollando allí también.
Sammut: Creo que es una observación muy importante que hacer sobre la forma en que los sectores de capital privado difieren en África del resto del mundo. Es decir, la mayoría de las firmas de capital privado en África incluyen, entre otros socios limitados, instituciones financieras de desarrollo (DFIs) como el IFC (International Finance Corporation), y los fondos sustanciales de democracias sociales del norte de Europa. Por lo tanto, muchos de los fondos de capital riesgo con inversiones en África tienen un programa de desarrollo e impacto social. Ellos están ahí para ganar dinero, y que nadie lo dude, pero las personas involucradas tienen una orientación algo diferente. Esto, entre otras cosas, hizo que se prestase atención a dos pilares importantes del desarrollo económico: los servicios financieros y las telecomunicaciones.
En los últimos diez años, los inversores de capital riesgo han reconocido que si no se lidia con estas dos cosas en primer lugar, dando acceso a las personas a los servicios bancarios y permitiendo también que ellas entren en la era digital, el desarrollo del capital riesgo será una decepción. Eso es precisamente lo que está ocurriendo. Los fondos de capital riesgo han sido complementarios a las actividades de las instituciones financieras de desarrollo, las cuales están usando muy sabiamente los fondos de capital riesgo como medio de inducción de los flujos de capital privado a la región.
Es una historia interesante. Estamos empezando a percibir un interés más diversificado, en general, no sólo en el área de la salud, de la educación, sino también en el segmento de bienes de consumo, venta al por menor ─ todos los ingredientes de una economía diversificada comienzan a aparecer. A pesar de que haya perturbaciones de un año a otro, la tendencia general para África y la región subsahariana es bastante positiva. Cada vez más, empresarios y patrocinadores en los países africanos se sienten más cómodos trabajando con fondos de capital riesgo. Lo que no hemos visto todavía es el dinero para completar el proceso de desarrollo, en particular de capital riesgo, lo cual es importante, ya que hay unos pocos focos de alta tecnología ─ en Lagos, Nairobi, principalmente en África del Sur ─ lo que puede añadir otro componente importante para el crecimiento económico de la región. El capital es aún escaso, pero acabará llegando a la región.
Post a Comment