Wednesday, October 26, 2016

La demografía, la democracia y el capitalismo global

Robert Guest afirma que las fronteras abiertas son una herramienta importante para crear riqueza, mucho más que la ayuda externa. Guest considera que la transportación asequible y las comunicaciones fáciles han permitido a los inmigrantes alrededor del mundo crear poderosas redes que atraviesan las fronteras y llegan a influenciar los negocios, la tecnología y la política.

Robert Guest es editor de negocios de la revista The Economist y autor de Borderless Economics: Chinese Sea Turtles, Indian Fridges, and the New Fruits of Global Capitalism
Esta es una transcripción del discurso que dio en un foro en el Cato Institute el 17 de noviembre de 2011.

Mi libro, Borderless Economics: Chinese Sea Turtles, Indian Fridges, and the New Fruits of Global Capitalism, trata sobre la libertad de tránsito —acerca de por qué el mundo es un lugar mejor cuando las personas son libres de migrar de un lugar a otro. Si desea entender por qué esto es tan importante, el mejor lugar para comenzar es un lugar donde no se permite la libertad de tránsito.
Corea del Norte es el tipo de lugar donde generalmente no permiten que nadie entre o salga. Y si se cierra a las personas, se cierra a las ideas. Cuando visité el país, fui a una exposición de tecnología norcoreana. Me mostraron el ordenador Kim II-Sung —el cual, me aseguraron, estaba utilizando software norcoreano, la mejor tecnología del mundo. Recibí esa información con algo de escepticismo. Así que me acerqué y pulsé el interruptor del equipo para reiniciarlo, y, ¿qué apareció en la pantalla? "Texas Instruments".



Corea del Norte es 17 veces más pobre que Corea del Sur —que era en realidad más pobre hace un par de generaciones— y es, entre otras cosas, el desprendimiento del país —su aislamiento— lo que explica por qué las personas ahora mueren de hambre ahí.
¿Por qué importa la libertad de tránsito? Cuando las personas se trasladan, transportan ideas y contactos.  En las últimas décadas, ha habido un cambio fundamental en la naturaleza de la migración mundial. En primer lugar, más personas se están trasladando. Ahora existen 215 millones de inmigrantes de primera generación en el mundo. Eso constituye un aumento de 40% en las dos últimas décadas y es cerca del 3% de la población mundial. Si los inmigrantes fuesen un país, serían el quinto más grande del mundo —y probablemente el más innovador.
Cuando las personas piensan en China, piensan en un gran país en el este de Asia. Pero si se piensa en cambio en las personas chinas, la imagen es diferente. Hay 70 millones de chinos viviendo fuera de su país, cifra mayor a la de los franceses viviendo en Francia.
Otro cambio importante involucra a la comunicación. Era costumbre que, cuando los inmigrantes dejaban su país de origen, perdían comunicación con el lugar del que venían tan pronto llegaban a EE.UU. A inicios del siglo veinte, una llamada telefónica trasatlántica costaba más que un salario mensual y todavía no se había creado el transporte aéreo barato. Las personas perdían contacto. Ahora, tan pronto como el avión toca la pista, los inmigrantes pueden enviar mensajes de texto a sus familiares, llamarlos (gratis) vía Skype, o ponerse al día con ellos a través de varias redes sociales. Los inmigrantes de hoy en día se mantienen íntima y constantemente conectados. Así que crean redes y estas tienen grandes consecuencias para los negocios, la tecnología y la política.
Cuando se quiere realizar negocios que traspasen las fronteras —especialmente en el mundo emergente— es importante conocer personas. En sociedades donde no hay un Estado de Derecho, por ejemplo, es importante saber en quién se puede confiar. Los chinos fuera de su país entienden la cultura china de negocios muy bien, razón por la cual alrededor del 70% de la inversión extranjera directa que ingresa a China lo hace por medio de la diáspora china.
Considere el caso de Cheung Yan, una mujer china que vino a EE.UU. hace dos décadas y notó dos cosas sobre el país. Notó que los estadounidenses botan enormes cantidades de papel de desecho —correo basura, catálogos viejos, ediciones dominicales sin leer del New York Times, entre otros. También notó que muchos barcos provenientes de China venían completamente llenos, pero regresaban parcialmente vacíos porque los productos que EE.UU. envía a China a menudo son ligeros. Estoy hablando de propiedad intelectual, películas, títulos del Estado, entre otras cosas.
La señora Cheung creó una empresa a partir de estas observaciones. Comenzó a cargar todo ese papel de desecho en estos barcos vacíos hacia China. Ella tenía contactos que le ayudaron a establecer una planta de reciclaje allí. Convirtió el papel en cajas de cartón. Otras empresas chinas sin duda utilizaron esas cajas para empacar televisiones y enviarlas de nuevo a EE.UU. La señora Cheung es ahora una de las personas más adineradas de China —todo esto gracias a su perspectiva foránea, que le permitió ver una oportunidad que todos los demás habían pasado por alto.
Las redes de inmigrantes tienen un enorme impacto en la tecnología también. Vivek Wadhwa de Duke University encontró que a pesar de que los inmigrantes son solo un octavo de la población de EE.UU., representan un cuarto de los fundadores de empresas de alta tecnología. Ahora, parte de esto se debe a un sesgo de selección. Las personas que están preparadas para abandonar la comodidad de su hogar y buscar fortuna en el extranjero son personas dinámicas y creativas. Pero no es solamente eso. Vivir en el exilio —aprendiendo un nuevo idioma, enfrentando nuevas situaciones, lidiando con problemas poco familiares— lo obliga a uno a pensar fuera de los esquemas tradicionales.
Varios estudios han revelado esto. Por ejemplo, William Maddux de INSEAD y Adam Galinsky de Northwestern University reunieron a un grupo de estudiantes de maestría de negocios y les pidieron que resolvieran un rompecabezas de creatividad llamado el problema de la vela Dunker. Cada estudiante recibió una caja de tachuelas, una vela y fósforos. Se les pidió que pegaran la vela en la pared y la encendieran de tal forma que no derramara cera sobre el suelo. La solución es vaciar la caja de tachuelas y pegarla a la pared, permitiéndole actuar como candelabro para la vela. El descubrimiento interesante fue que los estudiantes que habían vivido en el extranjero fueron capaces de completar el ejercicio con mucha mayor facilidad. Su experiencia les permitió, literalmente, “pensar fuera de la caja”.
La migración produce redes que atraviesan las fronteras. Eso hace que la colaboración internacional sea mucho más fácil y eso impulsa la innovación. Permítame darle un ejemplo. Cientos de millones de personas en India no tienen ninguna forma de identificación en este momento. No pueden probar que existen —lo que significa que no pueden obtener crédito, abrir cuentas bancarias, o hacer negocios con desconocidos. El gobierno de la India quería crear una base de datos biométrica para solucionar este problema, pero no tenían idea de cómo lograrlo. Así que le pidieron ayuda a Nandan Nilekani, un indio multimillonario que hizo su fortuna en software. Él se puso en contacto con algunos de sus inteligentes amigos indios en Silicon Valley. Pronto, estaban comunicándose constantemente vía Skype. Antes de que pasara mucho tiempo, varios de ellos viajaron a Bangalore y comenzaron a construir el sistema necesario. Hoy en día, el gobierno de la India está registrando a millones de personas utilizando la base de datos biométrica que ellos crearon. Gracias al poder de la colaboración, cientos de millones de indios podrían probar su identidad pronto.
Hay muchos ejemplos de cómo las redes de la diáspora influyen en la política. Más de 500.000 chinos han estudiado o trabajado en el extranjero y luego regresado a casa —uno de los movimientos de estudios en el extranjero más grandes de la historia. El gobierno chino ha impulsado esto porque quiere que sus ciudadanos aprendan habilidades en las áreas de la ingeniería y la medicina. Pero, el asunto es que, el gobierno quiere separar estas habilidades técnicas de las malas ideas que estos individuos podrían adquirir en una democracia —por ejemplo, la democracia. Y lo que están descubriendo es que es imposible separar estas cosas.
Cuando las personas son expuestas a la democracia, como en EE.UU., no pueden evitar notar que el aire es más limpio, que las personas son más libres, y que las disputas políticas no se resuelven con guerras civiles. Y esta enorme élite educada está regresando a China y asumiendo posiciones influyentes. Lideran compañías tecnológicas, centros de investigación y universidades. Están subiendo dentro del mismo Partido Comunista.
En 2002 cerca del 6% de los miembros del Comité Central del Partido Comunista eran "tortugas marinas" —es decir, que habían estudiado o trabajado en el extranjero y regresado. Cinco años después, ese número más o menos se duplicó llegando al 11% —y Cheng Li de Brookings Institution predice que será entre 15 y 17% en 2012, cuando el país estará listo para un gran cambio en las posiciones más altas.
El Estado es muy fuerte en China, pero también es frágil. Hay un descontento generalizado, especialmente en las zonas rurales. Cuando llegue una crisis, habrá presión por una reforma. Y entonces hará una gran diferencia que tantos de la élite hayan visto de primera mano como funciona una democracia avanzada. Las tortugas marinas eventualmente harán de China un país democrático.
Me gustaría finalizar con un pensamiento sobre la demografía. Europa está en medio de una crisis de la deuda porque sus ciudadanos han dejado de tener suficientes hijos. El día de mañana no habrá suficientes trabajadores para pagar las pensiones que nos prometieron ayer. La inmigración podría ayudar. Pero nuestros estados de bienestar le paga a los inmigrantes para que no trabajen.
EE.UU. es completamente diferente. No se puede vivir de las prestaciones sociales aquí siendo un joven físicamente capaz. Por esta razón los inmigrantes trabajan, lo que significa que rápidamente aprenden a llevarse bien con los estadounidenses nativos. Esto, en parte, es la razón por la que el modelo estadounidense es tan robusto. Y a medida de que la población mundial se estabiliza, más y más de la fuerza económica de un país será determinada por dónde quiere vivir la gente, antes que por cuántas personas hayan nacido allí. Creo que muchas personas escogerán vivir aquí, si ustedes se lo permiten.
Post a Comment