Thursday, October 27, 2016

Correos filtrados revelan que riqueza de Bill Clinton está vinculada a su Fundación

By: Orlando Avendaño 

(Wikimedia)
El correo refuerza la crítica de que no existe una línea clara entre la Fundación y los donantes, y los intereses profesionales del expresidente. (Wikimedia)
Unos correos filtrados recientemente por la organización Wikileaks revelan que existe un vínculo entre la riqueza del expresidente Bill Clinton y los donantes a la Fundación Clinton durante el tiempo en el que la candidata por el Partido Demócrata a la Casa Blanca era secretaria de Estado.
Según se ve en el correo expuesto —como parte de la serie de mensajes del presidente de la campaña de la demócrata, John Podesta— de 2011, un ayudante de Bill Clinton reveló la relación entre su Fundación y los intereses personales del expresidente, además de demostrar que varios donantes de la Fundación pagaron montos millonarios de dinero al esposo de Hillary para hablar y proporcionar servicios de consultoría.



De esta manera, el correo refuerza las críticas del Partido Republicano a los Clinton de que no existe una línea clara entre la Fundación y los donantes, y los intereses profesionales del expresidente y los que lo rodean.
“Independientemente de la recaudación de fondos y actividades relacionadas con la Fundación, hemos decidido que ayudaremos al presidente para que asegure negocios lucrativos, como discursos, libros y consultorías”, escribió el ayudante del expresidente demócrata, Doug Band.

Siguiendo esto, el correo expone que los recaudadores y quienes ayudaron al esposo de la candidata presionaron a los donantes de la Fundación para que se establecieran acuerdos que pudiesen favorecer las finanzas del expresidente.
Por último, la periodista Anupreeta Das, quien publicó la nota en The Wall Street Journal, puntualizó que los negocios que se lograron gracias a la presión y a los vínculos entre la Fundación Clinton, sus donantes y los recaudadores, derivaron en sumas multimillonarias que terminaron en el bolsillo del expresidente.
Fuente: The Wall Street Journal
Post a Comment