Wednesday, September 7, 2016

La apuesta de Videgaray

Nudo gordiano

Yuriria Sierra
Image result for Videgaray cartoon 
El recuento de los daños del encuentro EPN-Trump ha dado tiempo para repasar todas las implicaciones que se han interpretado a partir de aquella, la que hoy recordamos como una de las tardes más complicadas de lo que va del sexenio. Pero poco sobre las motivaciones. No sólo se escribió, sino que el mismo Luis Videgaray admitió ser el gestor del encuentro. Nadie que lo conozca, ni en México ni en el mundo, se atrevería a decir que el secretario de Hacienda se guía por improvisaciones. Al contrario. Es un hombre sumamente inteligente, de cálculo racional, de estrategia, por eso a la avalancha de críticas y de preguntas sobre el porqué del encuentro, le sobrevive el beneficio de la duda. Aquí, varias teorías que quienes buscan(buscamos) entender mejor lo que pasó han desplegado.



1. Por el TLCAN. Aunque el discurso del republicano se matizó con respecto a este tema (ya no lo descalificó), lo cierto es que aunque su postura no se hubiera movido tras el encuentro en Los Pinos, Trump, en caso de que sea Presidente, no tiene la autoridad para echarlo abajo de forma unilateral. Apenas hace unos meses, EPN, Obama y
Trudeau se reunieron para discutirlo y reafirmar su importancia. Sin embargo, para desaparecer un tratado de esta magnitud, se necesita la aprobación de los congresos de estos tres países. Así que no: esto resultaría razón suficiente.
2. Retrasar cambios en gabinete. Llevamos meses escuchando rumores de los posibles cambios en el equipo de EPN, incluso, hace unos días se decía que Videgaray se iría al Estado de México, que Osorio se iría a Sedesol y
Meade a Hacienda, entre otros. El encuentro, previo al Informe de Gobierno, deja mucha tarea por hacer dentro del
círculo cercano del Presidente, apura, pero sí retrasa el camino de la sucesión para 2018, donde sabemos que hay una disputa cantada entre el titular de Hacienda y el de Gobernación. Pero aunque el desastre de Trump retrasaría la mudanza de Osorio, también, ha dejado herido al principal operador del Presidente. Así que tampoco encuentro esta explicación plausible.
3. ¿Intereses económicos con Trump? Ésta es acaso la más improbable, ¿por qué un gobierno como el nuestro querría hacer negocios con el magnate al que poco le falta para referirse a nosotros como el enemigo? Esto no es más que una falacia.
4. Empujar a Hillary. Tenderle la mano a Trump, pero que en realidad la beneficiada sea Hillary. Esto es una posibilidad, pues aunque parecería todo lo contrario, lo cierto es que la crítica tanto aquí como en EU ha sido dura con el manejo que Trump ha hecho del encuentro, para muchos quedó como un mentiroso. Claro que la reciente negativa de la candidata demócrata a venir a México, entrecomilla esta suposición.
5. Frenar a Hillary. Con Hillary como Presidenta, la agenda de derechos humanos que ha impulsado desde que era secretaria de Estado se verá robustecida. EU no tiene poder formal de promoción o de veto en la Corte Penal Internacional, pero no es difícil calcular que si alguien presentara una denuncia contra el actual gobierno en La Haya, la Presidenta de EU no tuviera mucho interés en cabildear en dicho tribunal a favor de sus expares mexicanos. Videgaray ha mostrado a lo largo de estos cuatro años una fidelidad fuera de duda al proyecto y a la persona de Peña Nieto, así que el hecho de que estuviera dispuesto a autoinmolarse para intentar cerrar de una buena vez esa posibilidad para su jefe y amigo en el futuro.
6. Después del 2018. Contrario a lo que trasciende, todo indicaría que Videgaray no tiene los ojos puestos en la elección del próximo año en el Edomex, y tampoco en 2018, pero estratega como es, pensando en qué sucederá cuando acabe este sexenio. Porque con las credenciales que tiene, no se antojaría descabellado que aspire a presidir un organismo internacional como el BID o el FMI y, le guste o no, debe contar con la aprobación de los principales líderes del mundo... y Trump, queramos o no, sigue teniendo posibilidades de convertirse en uno de ellos.
7. Éstas son algunas teorías para intentar darle forma (y una explicación racional) a las todavía incomprensibles razones para el encuentro con Trump. Aunque por ahora a todos —a EPN y al propio LVC— les esté costando mucho manejar la crisis que el encuentro trajo. Veremos si, efectivamente, cualquiera que haya sido su apuesta fue pensando en el largo plazo. Porque por lo pronto, en el inmediato, el costo ha sido exorbitante.
Post a Comment