Wednesday, September 7, 2016

¿Es sensato pelearse con Trump por escuchar a la tribuna?


¿Es sensato pelearse con Trump por escuchar a la tribuna?
Foto: www.wonkette.com

¿Es sensato pelearse con Trump por escuchar a la tribuna?

Guste o no, puede convertirse en el personaje más importante con el que tengamos que tratar en los próximos cuatro años, por lo menos.
Sigue causando revuelo en México la reunión del presidente Enrique Peña Nieto con Donald Trump. Varios periodistas, analistas y hasta reputados académicos, tanto de izquierdas como de derechas, se han indignado con el mexicano endilgándole poco menos que su falta de determinación para saltarle a la yugular cuando lo tuvo “frente a frente”.
Bastante más al sur, en Perú, también aparecieron otros “indignados”. Y el presidente Kuczynski no se aguantó y se sumó entusiastamente al cargamontón contra Trump, al punto de anunciar que en la próxima asamblea general de la ONU donde tomará parte, denunciará esa acción pretendida del candidato estadounidense como un crimen.


Hay que tener en cuenta que la reunión a la que acudirá el presidente peruano es un evento ecuménico y que la mayoría de la prensa de Estados Unidos está prácticamente montada sobre la campaña demócrata. Por tanto, van a resaltar cualquier declaración que tenga aroma a “antitrumpismo”.
No sería mala idea que PPK tomara nota que Gran Bretaña está empezando a construir un muro nada menos que en territorio francés bajo plana autorización de su gobierno, con la finalidad de contener la inmigración ilegal. ¿Vamos ahora a decir que Theresa May y Francois Hollande son criminales, y hasta fascistas, como se pretende decir con Donald Trump?
Pero algo más. Desde la visita de Trump a México, la amplia distancia de diez puntos que le llevaba Hillary Clinton se redujo a la mitad. Y hace pocas horas, la encuesta patrocinada por CNN y la ORC International ya le daba dos puntos de ventaja a Trump sobre su rival demócrata. Lo cual es sintomático, porque ya recoge en toda su dimensión, no solo el episodio en México, sino el ya famoso discurso del republicano sobre su política inmigratoria pronunciado en Phoenix, Arizona. Eventos que produjeron reacciones mediáticas masivas en Estados Unidos, pero también en México.
Los políticos que realmente trascienden siempre atienden a los dictados de la real politik. Pueden ser soñadores, pero nunca utópicos. Saben leer la realidad. Son como Churchill, Reagan o Thatcher, no como Chávez, Maduro o Cristina Kirchner.
Los peruanos estamos ante una realidad: sea quien sea que asuma la presidencia de los Estados Unidos, tendremos que trabajar con ellos al ser uno de nuestros principales socios comerciales y geopolíticos, si no es el más importante. Y si bien es cierto que cualquier columnista u opinante puede desflemarse como quiera en contra de uno u otro, en salvaguarda de los intereses del Perú y de los peruanos, corresponde a su presidente guardar las formas y mantener prudente distancia de los candidatos Clinton y Trump por igual.
No es sensato pelearse con Trump solo por “escuchar a la tribuna” y pedir “armar un broncón” como dicen los mexicanos. Pues como están las cosas, ambas candidaturas tienen iguales probabilidades de llegar a la presidencia y a convertirse en nuestro principal interlocutor internacional en los próximos cuatro años, por lo menos.
Post a Comment