Saturday, July 16, 2016

El romance de Paul Krugman con Francia

En años recientes, Paul Krugman ha defendido incesantemente a Francia y su estado de bienestar, llegando incluso a pretender que la economía francesa estaba en realidad en mejor estado que la economía británica, Según él, “En  buena medida, lo que aflige a Francia a Francia en 2014 es hipocondría, la creencia en que tiene una enfermedad que no tiene”. Sin embargo, excepto algunos propagandistas keynesianos, nadie cree que la economía francesa no esté en una profunda crisis y ahora es cada vez más evidente que Krugman se equivoca.
 
Reino Unido, por otro lado, está creciendo más rápido que cualquier otra economía avanzada este año. El crecimiento ha subido desde el primer trimestre de 2013 al 2,6% en 2014 (una tasa siete veces mayor que la de Francia) y el empleo en Gran Bretaña, tanto en términos absolutos y como porcentaje de la población adulta, nunca ha sido tan alto. Incluso los salarios que estuvieron contantemente deprimidos después de la crisis de 2008, han empezado a aumentar de nuevo.
Con es habitual, los políticos británicos han aprovechado el buen rendimiento de su economía para reírse de Francia. El canciller Mr. Osborne ha declarado: ¿Y qué condado ha creado más empleos que toda Francia? El gran condado de Yorkshire”, después de que las últimas cifras de empleo del Reino Unido mostraran un máximo histórico. David Cameron declaró recientemente que “El laborismo nos haría ir tan mal como Francia”. La tunda a Francia es casi parte de la cultura británica, es verdad. Pero, ahora mismo, Reino Unido está de verdad en mejor estado que Francia.

Austeridad fiscal frente a austeridad en el gasto

Desde 2009, Francia y Reino Unido han usado políticas económicas opuestas. Francia aumentó los impuestos y no disminuyó los gastos públicos. Reino Unido, por el contrario, disminuyó los gastos públicos, pero no aumentó impuestos. Entre 2010 y 2013, Reino Unido redujo su déficit estructural más que cualquier otra economía avanzada (un 4,7% del PIB).
Si se siguen las ideas de Krugman, esto sugiere que hubo menos crecimiento económico en Reino Unido y más en Francia. Sin embargo, de forma muy poco sorprendente, Ocurrió exactamente lo contrario y mientras que la economía de Francia se estanca, Reino Unido ha amasado una recuperación económica.
El gasto público en Francia es ahora más de once puntos de PIB más alto que el gasto público en Reino Unido. Los impuestos son también mucho mayores en Francia y las regulaciones públicas, especialmente en el mercado laboral, no son tan problemáticas en Reino Unido. Así que fue más sencillo para la estructura de producción adaptarse después de la crisis en Reino Unido que en Francia.
Pero mientras el sector público encogía en Reino Unido, este se expandía en Francia. Por tanto, medir el progreso económico vía PIB (una estrategia profundamente defectuosa) infravalora el desarrollo de la economía británica.
La gente que se ve obligada a pagar los gastos públicos vía impuestos no está expresando sus preferencias reales. Así, como dijo el Dr. Salerno: “Es indudablemente cierto que una reducción en el gasto público real causa una reducción en el PIB real, tal y como se calcula oficialmente. Pero (…) la reducción en el gasto público no retarda el crecimiento de la producción de bienes que satisfacen las demandas de consumo y, de hecho, es más probable que la acelere”.
 
Pero incluso si la economía francesa fuera tan buena como dice Paul Krugman, ¿por qué entonces tantos franceses abandonan su país para cruzar e Canal de la Mancha? Cuando se quiere ver si una economía está prosperando, hay que ver cómo vota la gente con sus pies. Si Krugman hubiera hecho esto, Podría haber visto que son principalmente los franceses los que están emigrando a Londres y no los ingleses a París. De hecho, el número de inmigrantes franceses en Reino Unido ha aumentado dramáticamente en los últimos veinte años. Al alcalde de Londres, Boris Johnson, le gusta decir que es el alcalde de la sexta ciudad francesa más grande del mundo. Ahora hay más de 200.000 inmigrantes franceses solo en Londres.
Por supuesto Reino Unido está lejos de ser perfecto, La deuda pública y los déficits siguen siendo demasiado altos y hay mucho que hacer, principalmente en el mismo sector de la atención sanitaria pública británica. De hecho el gasto público en atención sanitaria sigue aumentando (un 4% en volumen entre 2010-2011 y 2014-2015). Además, el banco de Inglaterra ha llevado a cabo un política monetaria expansionista que podría llevar a inestabilidad y más crisis. Por ejemplo, podría estar gestándose en Inglaterra una nueva burbuja inmobiliaria.

Los datos de Krugman frente a los datos reales

El 8 de noviembre de 2013, Krugman denunciaba la decisión de S&P de degradar a Francia:
Lo siento, pero creo que cuando S&P se queja de la falta de reformas, en realidad se está quejando de que Hollande está aumentando, no recortando los impuestos a los ricos y en general no hay suficiente mercado libre como para satisfacer a Davos.
Unos pocos días después de que Krugman escribiera estas líneas, se publicaron cifras de empleo mejores de las previstas para Gran Bretaña, mientras que Francia seguía teniendo una tasa de desempleo en dobles figuras. Todavía en 2013, era visible que algo iba mal con las políticas económicas de Francia. Pero Krugmen estaba convencido de lo contrario.
A principios de enero de 2015, Krugman publicaba otro artículo que trataba de demostrar la superioridad de la economía francesa sobre la británica. Y tampoco pasó mucho tiempo antes de que nuevas estadísticas demostraran que lo que estaba diciendo Krugman era simplemente erróneo. Para sostener su argumento, publicaba el siguiente gráfico sin ninguna fuente:
 
Krugman escribía:
Austeridad triunfante. O quizá no. Parte de esto es la falacia de la tasa de crecimiento: no importa lo mal que se haya comportado una economía a lo largo de un periodo extendido, se proclama el éxito después de un año o dos de buen crecimiento.
Hay dos grandes problemas con la afirmación de Krugman. Primero de todo, si se mira al crecimiento del PIB por cabeza desde 2000, Reino Unido supera a Francia. Segundo, el gráfico de Krugman está mal. Si se ven los datos del FMI, el Banco Mundial o Eurostat, ninguno se corresponde con sus datos. El gráfico en realidad se muestra así:
Fuente: Eurostat
Además, las políticas de austeridad en Reino Unido se introdujeron después de 2009. Así que la ortodoxia keynesiana no es capaz de explicar por qué el crecimiento, la disminución del desempleo y la austeridad tuvieron lugar al mismo tiempo. Krugman no daba ninguna explicación-

Desempleo

De diciembre de 2009 a diciembre de 2014. En gran Bretaña, el número de empleos en el sector público pasó de 6.370.000 a 5.397.000, mientras que el empleo total aumentó en aproximadamente 1.700.000. Sin embargo las series en el sector público y privado se han visto afectadas por varias reclasificaciones importantes en las que entidades que empleaban a grandes cantidades de personas se movieron entre sectores públicos y privados. Pero incluso si se tiene esto en cuenta, el número de trabajos creados por el sector privado sigue siendo muy impresionante. Por otro lado, el número de empleados públicos en Francia nunca dejó de aumentar y el desempleo sigue a un nivel muy alto. El keynesianismo es completamente incapaz de explicar lo que pasó. Esperaban que la austeridad llevaría a un fuerte efecto recesionista. Eso no es lo que ocurrió.
Sin embargo, para los no enredados por el keynesianismo, el gráfico puede indudablemente explicar, como puede hacerse con los niveles de crecimiento relativamente superiores experimentado en Reino Unido. Una reducción en el número de empleados públicos es buena, porque ese trabajo queda disponible para empresas privadas y los salarios bajan. Esta bajada hace viables nuevos proyectos de inversión. Cuando se encoge el sector público, se hace relativamente más atractivo trabajar en el sector privado. Solo entonces pueden usarse las energías emprendedoras para servir a los consumidores en el mercado en lugar de dirigirse hacia la búsqueda de rentas en la arena política.
El futuro de Francia no es tan brillante como piensa Paul Krugman y sus recomendaciones están lejos de verificarse por la teoría y los hechos. Durante una crisis, la mejor regla que puede seguir el gobierno es, como escribió Rothbard, “no interferir con el proceso de ajuste del mercado”. Sin embargo, otra cosa que puede hacer el gobierno es recortar gasto público e impuestos. En cierto modo, esto es más o menos lo que se hizo en reino Unido, especialmente en comparación con Francia. Como demostró Rothbard: “la depresión es un tiempo de tensiñon económica. Cualquier reducción de impuestos o de cualquier regulación que interfiera con el libre mercado, estimulará actividad económica sana; cualquier aumento en los impuestos deprimirá más la economía”.
Post a Comment